Blanco de los ojos amarillo: posibles causas y tratamiento

Posibles causas del blanco de los ojos amarillo

El blanco de los ojos amarillo, también conocido como ictericia ocular, es un síntoma que puede ser causado por diversas condiciones médicas. A continuación, se mencionarán dos de las posibles causas más comunes:

Ictericia

La ictericia es una condición médica caracterizada por la coloración amarillenta de la piel y los ojos. Esta coloración se debe a un exceso de bilirrubina en el cuerpo, un pigmento amarillo producido durante la descomposición de los glóbulos rojos.

Existen diferentes tipos de ictericia, pero la ictericia obstructiva es la que puede afectar el color de los ojos. Esta condición ocurre cuando hay un bloqueo en los conductos biliares, impidiendo que la bilirrubina se elimine adecuadamente del cuerpo. Como resultado, la bilirrubina se acumula en la sangre y puede causar la coloración amarilla en los ojos.

La ictericia puede ser causada por diversas enfermedades, como la hepatitis, la cirrosis hepática, la enfermedad de Gilbert y la obstrucción de los conductos biliares. Además del blanco de los ojos amarillo, otros síntomas comunes de la ictericia incluyen la coloración amarillenta de la piel, la fatiga, la pérdida de apetito y la orina oscura.

El tratamiento de la ictericia depende de la causa subyacente. En algunos casos, puede ser necesario realizar pruebas adicionales, como análisis de sangre y pruebas de función hepática, para determinar la causa exacta de la ictericia. El tratamiento puede incluir medicamentos para tratar la enfermedad subyacente, cambios en la dieta y, en casos más graves, cirugía para desbloquear los conductos biliares.

Pinguécula

Otra posible causa del blanco de los ojos amarillo es la pinguécula. La pinguécula es una pequeña protuberancia amarillenta que se forma en la conjuntiva, la membrana transparente que cubre la parte blanca del ojo.

Te interesa  Visión borrosa después de vitrectomía: Cuidados en el hogar

La pinguécula es causada por la exposición crónica a la radiación ultravioleta del sol, el viento y el polvo. Estos factores pueden dañar la conjuntiva y provocar la formación de una protuberancia amarillenta. Aunque la pinguécula no suele causar síntomas graves, puede causar irritación y enrojecimiento en los ojos.

El tratamiento de la pinguécula generalmente no es necesario, a menos que cause molestias significativas. En casos leves, se pueden utilizar gotas lubricantes para aliviar la irritación. Sin embargo, si la pinguécula causa síntomas persistentes o afecta la visión, puede ser necesario realizar una cirugía para extirparla.

Es importante destacar que el blanco de los ojos amarillo puede ser un síntoma de otras condiciones médicas más graves, como enfermedades del hígado o trastornos de la sangre. Por lo tanto, es fundamental consultar a un médico si se experimenta este síntoma para obtener un diagnóstico adecuado y recibir el tratamiento adecuado.

Deja un comentario