Cómo se lleva a cabo la cirugía de presbicia: pasos y riesgos

La cirugía de presbicia es un procedimiento quirúrgico que se realiza para corregir la visión deteriorada debido a la presbicia, también conocida como vista cansada. Esta condición ocurre naturalmente a medida que envejecemos y afecta nuestra capacidad para enfocar objetos cercanos. La cirugía de presbicia puede ayudar a mejorar la visión de cerca y reducir la dependencia de gafas o lentes de contacto.

Examen ocular completo

Antes de someterse a la cirugía de presbicia, es necesario realizar un examen ocular completo para evaluar la presbicia y la salud ocular general. Durante este examen, el oftalmólogo realizará una serie de pruebas para determinar la gravedad de la presbicia y descartar cualquier otra condición ocular que pueda afectar los resultados de la cirugía.

Evaluación de la presbicia y salud ocular

La evaluación de la presbicia implica medir la capacidad del ojo para enfocar objetos cercanos y determinar la cantidad de corrección necesaria. Esto se puede hacer mediante pruebas de visión de cerca y lejos, así como mediante la medición de la refracción del ojo.

Además de evaluar la presbicia, el oftalmólogo también examinará la salud ocular general para asegurarse de que no haya ninguna condición que pueda afectar la cirugía. Esto puede incluir la evaluación de la presión ocular, la revisión de la retina y la detección de cualquier signo de enfermedad ocular.

Consideraciones generales de salud ocular

Antes de someterse a la cirugía de presbicia, es importante tener en cuenta algunas consideraciones generales de salud ocular. Esto incluye informar al oftalmólogo sobre cualquier condición médica preexistente, como diabetes o enfermedades autoinmunes, así como cualquier medicamento que esté tomando actualmente. Estos factores pueden afectar el resultado de la cirugía y deben ser tenidos en cuenta antes de proceder.

Te interesa  Pruebas para medir la presión intraocular - Tonometría y más

Procedimiento quirúrgico

Una vez completado el examen ocular completo y consideradas todas las consideraciones de salud ocular, se puede proceder con la cirugía de presbicia. El procedimiento se realiza de forma ambulatoria y generalmente toma alrededor de 15 a 30 minutos por ojo.

Anestesia tópica

Antes de comenzar la cirugía, se aplicará anestesia tópica en forma de gotas para adormecer el ojo y minimizar cualquier molestia durante el procedimiento. Esto asegura que el paciente esté cómodo y relajado durante la cirugía.

Láser o implantación de lentes intraoculares

Existen dos métodos principales para llevar a cabo la cirugía de presbicia: el uso de un láser para crear un pequeño colgajo en la córnea o la implantación de lentes intraoculares. El método utilizado dependerá de las necesidades y preferencias del paciente, así como de la recomendación del oftalmólogo.

Si se utiliza un láser, se realizará una incisión en la córnea para crear un colgajo delgado. Luego, se utilizará el láser para remodelar la córnea y corregir la presbicia. Una vez que se haya completado la corrección, se volverá a colocar el colgajo en su lugar y se permitirá que se adhiera naturalmente.

Si se opta por la implantación de lentes intraoculares, se realizará una pequeña incisión en la córnea para insertar la lente. Esta lente se colocará en el ojo para corregir la presbicia y mejorar la visión de cerca. Las lentes intraoculares pueden ser permanentes o removibles, dependiendo de las necesidades del paciente.

Ajuste de la córnea

Después de realizar el láser o la implantación de lentes intraoculares, se realizarán ajustes adicionales en la córnea para asegurar una corrección óptima de la presbicia. Esto puede implicar el uso de un láser para suavizar cualquier irregularidad en la córnea o realizar ajustes finos en la forma de la córnea.

Te interesa  Tipos de dispositivos de tecnología asistiva en rehabilitación visual

Finalización de la cirugía

Cierre del colgajo o colocación de lente intraocular

Una vez que se haya completado la corrección de la presbicia y se hayan realizado todos los ajustes necesarios, se procederá al cierre del colgajo en caso de haberse utilizado un láser. Esto se hace asegurando que el colgajo vuelva a su posición original y se adhiera correctamente.

En el caso de la implantación de lentes intraoculares, no es necesario cerrar ningún colgajo. La lente se colocará de manera segura en el ojo y se asegurará en su lugar.

Proceso de recuperación y seguimiento

Después de la cirugía de presbicia, es importante seguir las instrucciones del oftalmólogo para el proceso de recuperación. Esto puede incluir el uso de gotas para los ojos, evitar frotarse los ojos y evitar actividades físicas intensas durante un período de tiempo determinado.

Es posible que se experimente algo de incomodidad o visión borrosa durante los primeros días después de la cirugía, pero esto debería mejorar gradualmente a medida que el ojo se recupera. Es importante asistir a todas las citas de seguimiento programadas con el oftalmólogo para asegurarse de que la recuperación esté progresando adecuadamente y para abordar cualquier inquietud o complicación potencial.

En general, la cirugía de presbicia puede ser una opción efectiva para corregir la visión deteriorada debido a la presbicia. Sin embargo, como con cualquier procedimiento quirúrgico, existen riesgos y complicaciones potenciales que deben ser considerados. Es importante discutir estos riesgos con el oftalmólogo antes de decidir someterse a la cirugía.

La cirugía de presbicia se lleva a cabo en varios pasos, que incluyen un examen ocular completo, anestesia tópica, láser o implantación de lentes intraoculares, ajuste de la córnea y finalización de la cirugía. El proceso de recuperación y seguimiento es crucial para asegurar una recuperación exitosa. Si estás considerando someterte a una cirugía de presbicia, es importante consultar a un oftalmólogo calificado para discutir tus opciones y determinar si eres un candidato adecuado para el procedimiento.

Te interesa  Vitaminas para la degeneración macular: ¿Funcionan?

Deja un comentario