Cuál es la escucha pasiva: diferencias con la escucha activa

Definición de la escucha pasiva

La escucha pasiva es un tipo de escucha en la que una persona simplemente recibe la información sin involucrarse activamente en el proceso de escucha. En este caso, la persona no está prestando atención activa ni mostrando interés en lo que se está diciendo. En lugar de eso, puede estar distraída, pensando en otras cosas o simplemente dejando que las palabras pasen por su mente sin procesarlas realmente.

Características de la escucha pasiva

La escucha pasiva se caracteriza por la falta de participación activa y la falta de interés en el mensaje que se está transmitiendo. Algunas de las características de la escucha pasiva incluyen:

  • Falta de atención: la persona no está prestando atención activa a lo que se está diciendo.
  • Distraibilidad: la persona puede estar distraída por otros estímulos o pensamientos.
  • Falta de interés: la persona no muestra interés en el mensaje o en la persona que está hablando.
  • Falta de respuesta: la persona no responde ni reacciona al mensaje.

Ejemplos de escucha pasiva

Algunos ejemplos de escucha pasiva incluyen:

  • Estar presente físicamente pero no prestar atención a una conferencia o presentación.
  • Escuchar música o ver televisión mientras alguien está hablando.
  • No hacer preguntas ni participar en una conversación.
  • No recordar la información que se ha escuchado.

Definición de la escucha activa

La escucha activa, por otro lado, es un tipo de escucha en la que una persona se involucra activamente en el proceso de escucha. En este caso, la persona presta atención completa al mensaje, muestra interés y participa activamente en la conversación.

Te interesa  Restricciones para usar audífonos en el canal - Tipos e indicaciones

Características de la escucha activa

La escucha activa se caracteriza por la participación activa y el interés en el mensaje que se está transmitiendo. Algunas de las características de la escucha activa incluyen:

  • Atención plena: la persona presta atención completa al mensaje y se enfoca en lo que se está diciendo.
  • Interés genuino: la persona muestra interés en el mensaje y en la persona que está hablando.
  • Participación activa: la persona hace preguntas, da respuestas y participa en la conversación.
  • Comprensión y retención: la persona comprende el mensaje y es capaz de recordar la información.

Ejemplos de escucha activa

Algunos ejemplos de escucha activa incluyen:

  • Prestar atención completa a una conferencia o presentación y tomar notas.
  • Apagar la televisión o la música para poder escuchar y participar en una conversación.
  • Hacer preguntas para obtener más información o aclarar dudas.
  • Recordar y utilizar la información que se ha escuchado en situaciones posteriores.

Deja un comentario