Consejos básicos para elegir gafas adecuadas para niños

Cuáles son los cuidados y recomendaciones para el uso adecuado de las gafas graduadas en niños? Elegir las gafas adecuadas para los niños es una tarea importante para garantizar su comodidad y seguridad visual. A continuación, te presentamos algunos consejos básicos que debes tener en cuenta al momento de seleccionar las gafas para tus hijos.

Características de la montura

Material de pasta o silicona

Una de las primeras consideraciones al elegir las gafas para niños es el material de la montura. Es recomendable optar por monturas de pasta o silicona, ya que son más resistentes y flexibles, lo que las hace menos propensas a romperse o dañarse con facilidad. Además, estos materiales son más cómodos de llevar y se adaptan mejor a la forma del rostro del niño.

Monturas monobloque para niños pequeños

Para los niños más pequeños, es recomendable elegir monturas monobloque, es decir, aquellas en las que la parte que sostiene los cristales está unida a la parte que se apoya en la nariz. Estas monturas son más seguras y evitan que los niños puedan desmontar o romper las gafas con facilidad.

Puente nasal bajo e invertido

Otra característica importante a tener en cuenta es el puente nasal de las gafas. Es recomendable elegir gafas con un puente nasal bajo e invertido, ya que esto permite que las gafas se ajusten mejor a la nariz del niño y evita que se deslicen o se caigan con facilidad.

Consideraciones sobre los cristales

Cristales de forma redondeada y centrados

En cuanto a los cristales, es recomendable optar por aquellos de forma redondeada y centrados. Estos cristales proporcionan una visión más clara y nítida, y evitan que el niño tenga que forzar la vista para ver correctamente a través de ellos.

Te interesa  ¿Cuál es la diferencia entre las gafas graduadas convencionales y las de diseño?

Lentes orgánicas de policarbonato con tratamiento anti rayado

En cuanto al material de los cristales, se recomienda elegir lentes orgánicas de policarbonato. Estos cristales son más ligeros y resistentes a los golpes, lo que los hace ideales para los niños que suelen ser más activos y propensos a caídas. Además, es importante que los cristales cuenten con un tratamiento anti rayado para garantizar su durabilidad y evitar que se deterioren con facilidad.

Uso permanente de las gafas, sobre todo en niños pequeños

Es importante destacar que las gafas graduadas deben ser utilizadas de manera permanente, especialmente en niños pequeños. Esto garantiza que el niño tenga una visión óptima en todo momento y evita posibles complicaciones o retrasos en su desarrollo visual.

Consejos adicionales

Poner una cinta para mantener las gafas fijas

Para evitar que las gafas se caigan o se pierdan, es recomendable poner una cinta o cordón que las mantenga fijas alrededor del cuello del niño. Esto garantiza que las gafas estén siempre a mano y evita posibles accidentes.

Contratar seguros por cambios de graduación, ralladuras, rupturas, etc

Es recomendable contratar seguros para las gafas, especialmente en el caso de los niños. Estos seguros cubren posibles cambios de graduación, ralladuras, rupturas u otros daños que puedan ocurrir a las gafas. De esta manera, se garantiza que el niño siempre tenga unas gafas en buen estado y se evitan gastos innecesarios.

Avisar a los profesores sobre el uso de las gafas

Es importante informar a los profesores y personal escolar sobre el uso de las gafas por parte del niño. De esta manera, se asegura que el niño las utilice correctamente durante las actividades escolares y se evitan posibles problemas o malentendidos.

Te interesa  Exámenes de la vista para personas mayores con lentes de contacto vs anteojos

Refuerzo positivo para la adaptación a las gafas

Es fundamental brindar un refuerzo positivo al niño para que se adapte correctamente al uso de las gafas. Esto puede incluir elogios por su buen comportamiento, recompensas o incentivos que motiven al niño a utilizar las gafas de manera constante y correcta.

Enseñar a limpiar y cuidar las gafas

Es importante enseñar al niño a limpiar y cuidar sus gafas de manera adecuada. Esto incluye utilizar un paño suave y limpio para limpiar los cristales, evitar el uso de productos químicos que puedan dañar las gafas y enseñar al niño a guardar las gafas en su estuche cuando no las esté utilizando.

Evitar el contacto de las lentes con superficies

Es fundamental evitar que las lentes de las gafas entren en contacto directo con superficies duras o ásperas. Esto puede provocar ralladuras o daños en los cristales. Es recomendable enseñar al niño a colocar las gafas en su estuche cuando no las esté utilizando y evitar dejarlas sobre mesas, sillas u otros objetos que puedan dañarlas.

Guardar las gafas en su estuche

Por último, es importante enseñar al niño a guardar las gafas en su estuche cuando no las esté utilizando. Esto protege las gafas de posibles daños y evita que se pierdan o se ensucien. Además, es recomendable tener un estuche de repuesto para que el niño pueda llevar las gafas de manera segura cuando salga de casa.

Al elegir las gafas adecuadas para niños es importante tener en cuenta características como el material de la montura, el puente nasal y la forma y material de los cristales. Además, es fundamental seguir consejos adicionales como poner una cinta para mantener las gafas fijas, contratar seguros, informar a los profesores, brindar refuerzo positivo, enseñar a limpiar y cuidar las gafas, evitar el contacto con superficies y guardar las gafas en su estuche. Siguiendo estos consejos, garantizamos la comodidad y seguridad visual de los niños.

Te interesa  Como saber si las lentillas están al revés: consejos útiles

Deja un comentario