¿Cuándo empieza a ver un recién nacido? Desarrollo de la vista

El desarrollo de la vista en los recién nacidos es un proceso fascinante. Al nacer, la vista de los bebés es inmadura y se va desarrollando gradualmente a lo largo de los primeros meses de vida. En este artículo, exploraremos el desarrollo inicial de la vista en los recién nacidos y cómo evoluciona con el tiempo.

Desarrollo inicial de la vista

Visión inmadura al nacer

Cuando un bebé nace, su sistema visual aún no está completamente desarrollado. Los recién nacidos tienen una visión borrosa y no pueden enfocar claramente los objetos que están lejos. Su visión es aproximadamente de 20/400, lo que significa que ven a una distancia de 20 pies lo que una persona con visión normal ve a 400 pies.

Además, los recién nacidos tienen dificultades para distinguir los detalles finos y los colores. Su visión es principalmente en blanco y negro, ya que las células responsables de la percepción del color en la retina aún no están completamente desarrolladas.

Respuesta a la luz y movimiento

A pesar de su visión inmadura, los recién nacidos son sensibles a la luz y al movimiento. Pueden seguir objetos en movimiento con sus ojos y pueden responder a cambios bruscos de luz. Esto se debe a que los reflejos de seguimiento visual y de parpadeo están presentes desde el nacimiento.

Los bebés también pueden mostrar preferencia por la luz y el contraste. Por ejemplo, pueden mirar fijamente una luz brillante o un objeto de alto contraste, como un patrón en blanco y negro.

Enfoque y seguimiento visual

A medida que los bebés crecen, su capacidad para enfocar y seguir objetos mejora. Alrededor de las 6 a 8 semanas de edad, los recién nacidos comienzan a enfocar objetos a una distancia de 8 a 12 pulgadas. Esto coincide con la distancia promedio entre el bebé y la cara de su cuidador durante la alimentación o el contacto cercano.

Te interesa  Las mejores lentillas de colores naturales: ranking y precios

Además, los bebés desarrollan la capacidad de seguir objetos en movimiento con sus ojos. Alrededor de las 3 a 4 meses de edad, los bebés pueden seguir objetos en movimiento horizontalmente y verticalmente. Esto es un hito importante en el desarrollo de la vista y muestra que su sistema visual está madurando.

Desarrollo de la percepción del color

Reconocimiento de colores

A medida que los bebés crecen, su capacidad para percibir y reconocer los colores mejora. Alrededor de los 2 a 3 meses de edad, los bebés comienzan a distinguir los colores primarios, como el rojo, el verde y el azul. Esto se debe a que las células responsables de la percepción del color en la retina se están desarrollando.

Los bebés pueden mostrar preferencia por ciertos colores y pueden mirar fijamente objetos de colores brillantes. También pueden comenzar a distinguir diferentes tonos de colores y a notar las diferencias sutiles entre ellos.

Percepción de la profundidad

La percepción de la profundidad es otro aspecto importante del desarrollo visual en los bebés. Alrededor de los 4 a 5 meses de edad, los bebés comienzan a desarrollar la capacidad de percibir la profundidad y la distancia. Esto les permite juzgar la distancia entre los objetos y tener una percepción más precisa del mundo que les rodea.

Los bebés pueden mostrar interés por los objetos que están a diferentes distancias y pueden intentar alcanzarlos o agarrarlos. También pueden comenzar a mostrar miedo a las alturas, lo que indica que están desarrollando una comprensión de la profundidad y el peligro potencial.

Desarrollo de la agudeza visual

La agudeza visual se refiere a la capacidad de ver detalles finos y distinguir objetos pequeños. Al nacer, los bebés tienen una agudeza visual limitada, pero esta mejora a medida que su sistema visual se desarrolla.

Te interesa  Bebé 2 meses y medio: Hitos de desarrollo físico y neurológico

Alrededor de los 6 a 7 meses de edad, los bebés tienen una agudeza visual casi perfecta, similar a la de un adulto. Pueden ver detalles finos y distinguir objetos pequeños a diferentes distancias. Esto les permite explorar su entorno de manera más precisa y desarrollar habilidades motoras más refinadas.

El desarrollo de la vista en los recién nacidos es un proceso gradual que ocurre a lo largo de los primeros meses de vida. Los bebés nacen con una visión inmadura y poco a poco van desarrollando la capacidad de enfocar, seguir objetos y percibir colores y profundidad. A medida que su sistema visual se desarrolla, los bebés adquieren una agudeza visual casi perfecta y pueden ver el mundo con claridad.

Deja un comentario