En qué casos se recomienda la cirugía de desviación del tabique – Septoplastia

La cirugía de desviación del tabique, también conocida como septoplastia, es un procedimiento quirúrgico que se recomienda en casos en los que el tabique nasal está desviado y causa problemas respiratorios o estéticos. El tabique nasal es la estructura que separa las dos fosas nasales y está compuesto por cartílago y hueso. Cuando el tabique nasal está desviado, puede obstruir el flujo de aire y causar dificultades para respirar por la nariz.

Indicaciones para la septoplastia

Problemas anatómicos del tabique nasal

La principal indicación para la septoplastia es corregir los problemas anatómicos del tabique nasal. Estos problemas pueden ser congénitos o adquiridos a lo largo de la vida. Algunas personas nacen con un tabique nasal desviado, mientras que otras pueden desarrollar una desviación debido a traumatismos o lesiones en la nariz. La desviación del tabique puede ser leve o severa, y puede afectar tanto la función respiratoria como la apariencia estética de la nariz.

Bloqueo en el área nasal

Otra indicación para la septoplastia es el bloqueo en el área nasal. Cuando el tabique nasal está desviado, puede obstruir el flujo de aire a través de las fosas nasales, lo que dificulta la respiración por la nariz. Esto puede causar problemas como congestión nasal, dificultad para respirar durante el sueño y ronquidos. La septoplastia puede corregir esta obstrucción y mejorar la función respiratoria.

Desviación bloqueante

La desviación bloqueante es otra indicación para la septoplastia. En algunos casos, la desviación del tabique nasal puede ser tan severa que bloquea completamente una de las fosas nasales. Esto puede causar problemas como sinusitis recurrente, infecciones respiratorias frecuentes y dificultad para respirar. La septoplastia puede corregir esta desviación y permitir un flujo de aire adecuado a través de las fosas nasales.

Te interesa  Ventajas de la cirugía PRK frente a otras técnicas

Procedimiento de la septoplastia

El procedimiento de la septoplastia se realiza bajo anestesia general o local y generalmente se lleva a cabo de forma ambulatoria, lo que significa que el paciente puede regresar a casa el mismo día de la cirugía. El procedimiento en sí consta de varios pasos:

Incisión y levantamiento de la membrana mucosa

Se realiza una incisión dentro de la pared de la nariz, generalmente en la parte interna de la fosa nasal. A través de esta incisión, se levanta la membrana mucosa que cubre la pared del tabique nasal. Esto permite acceder al cartílago y hueso desviados.

Extracción o desplazamiento de cartílago o hueso

Una vez que se ha levantado la membrana mucosa, se procede a extraer o desplazar cualquier parte de cartílago o porción de hueso que esté causando un bloqueo en el área nasal o una desviación bloqueante. Esto se hace con instrumentos quirúrgicos especializados.

Recolocación de la membrana mucosa

Una vez que se ha corregido la desviación del tabique nasal, se recoloca la membrana mucosa en su posición original. Esto se hace utilizando suturas, férulas o compresas para mantener la membrana mucosa en su lugar mientras se recupera.

Variantes de la septoplastia

Extirpación y reinsertación del tabique nasal

En casos excepcionales, puede ser necesario extirpar el tabique nasal, enderezarlo y luego reinsertarlo en su posición original. Esta variante de la septoplastia se realiza cuando la desviación del tabique es muy severa y no se puede corregir mediante la técnica estándar.

Intervención endonasal

En algunos casos, la septoplastia se realiza por vía endonasal, es decir, a través de las fosas nasales. Esta técnica es menos invasiva y no requiere incisiones externas. Se utiliza un endoscopio para visualizar el tabique nasal y se realizan las correcciones necesarias utilizando instrumentos quirúrgicos especializados.

Te interesa  Secreción en el oído: cuándo buscar atención médica

Reducción de cornetes hipertróficos

En casos en los que los cornetes nasales están hipertróficos, es decir, agrandados, puede ser necesario reducir su tamaño durante la septoplastia. Los cornetes son estructuras en forma de concha ubicadas en las paredes laterales de la nariz y pueden contribuir a la obstrucción nasal cuando están agrandados. La reducción de los cornetes se realiza mediante técnicas quirúrgicas específicas.

La cirugía de desviación del tabique, o septoplastia, se recomienda en casos en los que el tabique nasal está desviado y causa problemas respiratorios o estéticos. El procedimiento se realiza para corregir los problemas anatómicos del tabique nasal, el bloqueo en el área nasal y la desviación bloqueante. La septoplastia se realiza mediante incisiones en la pared de la nariz, levantamiento de la membrana mucosa, extracción o desplazamiento de cartílago o hueso y recolocación de la membrana mucosa. En algunos casos, pueden ser necesarias variantes de la septoplastia, como la extirpación y reinsertación del tabique nasal, la intervención endonasal o la reducción de cornetes hipertróficos.

Deja un comentario