Trastorno fonológico: ejercicios recomendados en casa

Ejercicios de respiración

Existen ejercicios o actividades que se pueden hacer en casa para complementar el tratamiento de un trastorno fonológico. Uno de los aspectos fundamentales a trabajar es la respiración, ya que una correcta respiración es esencial para una buena producción de sonidos y palabras.

Ejercicios respiratorios

Un ejercicio de respiración recomendado es el siguiente: siéntate en una silla con la espalda recta y los pies apoyados en el suelo. Coloca una mano en el abdomen y otra en el pecho. Respira profundamente por la nariz, sintiendo cómo el abdomen se expande. Luego, exhala lentamente por la boca, sintiendo cómo el abdomen se contrae. Repite este ejercicio varias veces al día para fortalecer los músculos respiratorios.

Soplar bolitas de papel

Otro ejercicio que ayuda a fortalecer los músculos respiratorios es soplar bolitas de papel. Coloca varias bolitas de papel sobre una mesa y, utilizando solo el aire de la boca, intenta soplarlas para que se muevan. Puedes hacerlo de forma lenta y controlada al principio, y luego aumentar la velocidad y la fuerza del soplido a medida que te sientas más cómodo.

Ejercicios de silencio

Los ejercicios de silencio también son útiles para trabajar la respiración y la conciencia de la misma. Siéntate en un lugar tranquilo y cierra los ojos. Respira profundamente y, al exhalar, intenta mantener el mayor tiempo posible sin emitir ningún sonido. Este ejercicio ayuda a controlar la respiración y a tomar conciencia de la importancia de la pausa y el silencio en la producción de sonidos.

Ejercicios de articulación

Además de la respiración, es importante trabajar la articulación de los sonidos para mejorar la pronunciación. A continuación, se presentan algunos ejercicios recomendados:

Te interesa  ¿Cómo se llama cuando quiero decir algo y digo otra cosa? Averígualo aquí

Pronunciar las vocales

Un ejercicio sencillo pero efectivo es pronunciar las vocales de forma clara y precisa. Puedes hacerlo de forma individual, repitiendo cada vocal varias veces, o en combinación con otras vocales para formar sílabas. Es importante prestar atención a la posición de la boca y la lengua al pronunciar cada vocal.

Jugar con las sílabas

Otro ejercicio divertido es jugar con las sílabas. Puedes crear tarjetas con diferentes sílabas y mezclarlas para formar palabras. Luego, intenta pronunciar cada palabra de forma clara y precisa. Este ejercicio ayuda a mejorar la articulación y la fluidez en la producción de palabras.

Articular frases

Para trabajar la articulación en contextos más complejos, puedes practicar la pronunciación de frases. Elige frases cortas y sencillas y repítelas varias veces, prestando atención a la pronunciación de cada palabra. Puedes grabarte para escuchar tu pronunciación y corregir posibles errores.

Ejercicios de motricidad oral

Además de la respiración y la articulación, es importante trabajar la motricidad oral para fortalecer los músculos de la boca y mejorar la coordinación de los movimientos necesarios para la producción de sonidos. A continuación, se presentan algunos ejercicios recomendados:

Ejercicio de ritmo

Un ejercicio divertido para trabajar la motricidad oral y el ritmo es repetir palabras o frases con diferentes ritmos. Puedes utilizar una canción o una rima y repetirla varias veces, intentando seguir el ritmo de la música o la cadencia de la rima. Este ejercicio ayuda a mejorar la coordinación de los movimientos de la boca y la producción de sonidos.

Ejercicios con la lengua

Para fortalecer los músculos de la lengua, puedes realizar ejercicios como tocar el paladar con la punta de la lengua, mover la lengua de un lado a otro o hacer movimientos circulares con la lengua. Estos ejercicios ayudan a mejorar la movilidad y la coordinación de la lengua, lo cual es fundamental para una correcta articulación de los sonidos.

Te interesa  ¿Cuántas sesiones para ver mejoras en logopedia?

Ejercicios con los labios

Los labios también juegan un papel importante en la producción de sonidos. Puedes realizar ejercicios como fruncir los labios, estirarlos hacia adelante o hacer movimientos de beso con los labios. Estos ejercicios ayudan a fortalecer los músculos de los labios y mejorar la coordinación de los movimientos necesarios para la articulación de los sonidos.

Ejercicios faciales

Además de los ejercicios de motricidad oral, es recomendable realizar ejercicios faciales para fortalecer los músculos de la cara y mejorar la producción de sonidos. Algunos ejercicios recomendados son:

Ejercicios de estiramiento facial

Realiza movimientos de estiramiento facial, como abrir y cerrar la boca, fruncir la frente, levantar las cejas y mover los músculos de la cara de forma controlada. Estos ejercicios ayudan a fortalecer los músculos faciales y mejorar la coordinación de los movimientos necesarios para la producción de sonidos.

Ejercicios de masaje facial

Realiza suaves masajes en la cara, utilizando los dedos para presionar y mover los músculos faciales. Esto ayuda a relajar los músculos y mejorar la circulación sanguínea en la zona, lo cual favorece una mejor producción de sonidos.

Existen ejercicios o actividades que se pueden hacer en casa para complementar el tratamiento de un trastorno fonológico. Los ejercicios de respiración, articulación, motricidad oral y faciales son fundamentales para mejorar la pronunciación y la producción de sonidos. Es importante ser constante y dedicar tiempo diario a la práctica de estos ejercicios para obtener resultados positivos. Recuerda que la paciencia y la perseverancia son clave en el proceso de superar un trastorno fonológico.

Deja un comentario