Lagañas en los ojos del bebé: causas y tratamientos

Las lagañas en los ojos del bebé son un problema común que puede preocupar a los padres. Estas pequeñas acumulaciones de legañas pueden aparecer en el rabillo del ojo o en las pestañas del bebé, y pueden variar en color y consistencia. En la mayoría de los casos, las lagañas son inofensivas y desaparecen por sí solas. Sin embargo, es importante conocer las causas subyacentes y los tratamientos recomendados para asegurar la salud ocular del bebé.

Principales causas de las lagañas en los ojos del bebé

Acumulación de legañas durante el sueño

Una de las principales causas de las lagañas en los ojos del bebé es la acumulación de legañas durante el sueño. Durante la noche, es común que se produzca una mayor producción de legañas, que son una mezcla de lágrimas, células muertas y otros desechos. Estas legañas pueden acumularse en el rabillo del ojo y en las pestañas, formando pequeñas costras.

Es importante destacar que la producción de legañas durante el sueño es un proceso normal y no indica necesariamente un problema de salud. Sin embargo, si la producción de legañas es excesiva o si el bebé presenta otros síntomas, como enrojecimiento o irritación ocular, es recomendable consultar al pediatra.

Lagrimales obstruidos al nacer

En algunos casos, los bebés pueden nacer con los lagrimales obstruidos. Los lagrimales son los conductos que drenan las lágrimas desde los ojos hasta la nariz. Cuando estos conductos están obstruidos, las lágrimas no pueden drenar correctamente y se acumulan en los ojos, lo que puede provocar la formación de lagañas.

La obstrucción de los lagrimales al nacer es un problema común y suele resolverse por sí solo en los primeros meses de vida. Sin embargo, en algunos casos, puede ser necesario realizar masajes en la zona del lagrimal para estimular el drenaje de las lágrimas. También se puede utilizar una técnica para abrir el lagrimal con suero fisiológico, siempre bajo recomendación médica.

Te interesa  Antiinflamatorio natural para los ojos: 6 remedios efectivos

Otros factores desencadenantes

Además de la acumulación de legañas durante el sueño y los lagrimales obstruidos al nacer, existen otros factores que pueden desencadenar la aparición de lagañas en los ojos del bebé. Algunos de estos factores incluyen:

  • Conjuntivitis: una infección ocular que puede causar enrojecimiento, picazón y producción de legañas.
  • Alergias: las alergias pueden causar irritación ocular y producción de legañas.
  • Exposición a sustancias irritantes: el contacto con sustancias irritantes, como el humo del cigarrillo o productos químicos, puede provocar irritación ocular y producción de legañas.

Si el bebé presenta otros síntomas además de las lagañas, como enrojecimiento, hinchazón o irritación ocular, es importante consultar al pediatra para obtener un diagnóstico adecuado y un tratamiento específico.

Tratamientos recomendados

Limpieza con suero fisiológico y gasas estériles

El tratamiento más recomendado para las lagañas en los ojos del bebé es la limpieza con suero fisiológico y gasas estériles. El suero fisiológico es una solución salina que ayuda a limpiar y desinfectar los ojos del bebé. Para realizar la limpieza, se debe empapar una gasa estéril en suero fisiológico y limpiar suavemente el rabillo del ojo y las pestañas del bebé.

Es importante tener en cuenta que no se deben utilizar manzanilla, algodón, pomadas u otros productos sin prescripción médica. Estos productos pueden irritar los ojos del bebé y empeorar el problema. Además, es importante utilizar gasas estériles para evitar la propagación de bacterias.

Advertencias sobre el uso de manzanilla, algodón y pomadas

Algunos padres pueden optar por utilizar manzanilla, algodón o pomadas para tratar las lagañas en los ojos del bebé. Sin embargo, es importante tener en cuenta que estos productos no están recomendados y pueden ser perjudiciales para la salud ocular del bebé.

Te interesa  Qué es bueno para la vista cansada y borrosa: Remedios naturales

La manzanilla puede causar irritación ocular y empeorar el problema de las lagañas. El algodón puede desprender fibras que pueden irritar los ojos del bebé. Las pomadas pueden obstruir los conductos lagrimales y dificultar el drenaje de las lágrimas.

Por lo tanto, es importante seguir las recomendaciones del pediatra y utilizar suero fisiológico y gasas estériles para limpiar los ojos del bebé.

Indicaciones para consultar al pediatra

Si bien las lagañas en los ojos del bebé suelen ser inofensivas y desaparecen por sí solas, existen algunas indicaciones para consultar al pediatra. Estas indicaciones incluyen:

  • Aumento significativo en la producción de legañas.
  • Cambio en la coloración de las legañas, como amarillentas o verdosas.
  • Enrojecimiento o irritación ocular.
  • Hinchazón alrededor de los ojos.
  • Secreción ocular excesiva.

Si el bebé presenta alguno de estos síntomas, es importante acudir al pediatra para obtener un diagnóstico adecuado y un tratamiento específico. El pediatra podrá evaluar la situación y determinar si es necesario realizar algún tratamiento adicional.

Las lagañas en los ojos del bebé son un problema común que puede ser causado por la acumulación de legañas durante el sueño, los lagrimales obstruidos al nacer y otros factores desencadenantes. El tratamiento recomendado es la limpieza con suero fisiológico y gasas estériles. No se deben utilizar manzanilla, algodón, pomadas u otros productos sin prescripción médica. Si el bebé presenta otros síntomas o las lagañas persisten, es importante consultar al pediatra para obtener un diagnóstico adecuado y un tratamiento específico.

Deja un comentario