Ojos de bebes con ictericia: síntomas y cuidados

La ictericia es una condición común en los recién nacidos que se caracteriza por la coloración amarillenta de la piel y los ojos. Aunque puede ser preocupante para los padres, en la mayoría de los casos la ictericia es una afección benigna que desaparece por sí sola sin causar complicaciones. Sin embargo, es importante estar atentos a los síntomas y cuidados necesarios para garantizar el bienestar del bebé.

Síntomas de ictericia en recién nacidos

Color amarillento en la piel

Uno de los síntomas más evidentes de la ictericia en los bebés es el color amarillento en la piel. Esto se debe a un exceso de bilirrubina, un pigmento amarillo producido por la descomposición de los glóbulos rojos. La bilirrubina se acumula en el cuerpo del bebé y se manifiesta en la piel, especialmente en la cara, el pecho, el abdomen, los brazos y las piernas.

Color amarillento en la parte blanca de los ojos

Además del color amarillento en la piel, es común que los bebés con ictericia también presenten un color amarillento en la parte blanca de los ojos. Esto se debe a la acumulación de bilirrubina en los tejidos oculares y es otro signo claro de la presencia de ictericia.

Ictericia que comienza en la cara y se extiende por el pecho, abdomen, brazos y piernas

La ictericia en los bebés suele comenzar en la cara y luego se extiende por el pecho, abdomen, brazos y piernas. Esta progresión es normal y no debe ser motivo de preocupación. Sin embargo, si la ictericia se extiende más allá de las dos semanas de vida del bebé o si empeora en lugar de mejorar, es importante consultar al pediatra para descartar cualquier complicación.

Te interesa  Importancia de un examen visual calificado: ¿Recomendarías al optometrista y personal de la óptica?

Signos de malestar en bebés con ictericia

Dificultad para despertarse o dormir

Los bebés con ictericia pueden tener dificultad para despertarse o dormir. Esto se debe a que el exceso de bilirrubina puede afectar el sistema nervioso central y causar somnolencia o irritabilidad en el bebé. Si notas que tu bebé tiene dificultad para despertarse o dormir, es importante consultar al pediatra para descartar cualquier complicación.

Dificultad para tomar el pecho o el biberón

La ictericia también puede afectar la alimentación del bebé. Algunos bebés con ictericia pueden tener dificultad para tomar el pecho o el biberón debido a la somnolencia o la debilidad causada por el exceso de bilirrubina. Si notas que tu bebé tiene dificultad para alimentarse, es importante consultar al pediatra para asegurarte de que está recibiendo la cantidad adecuada de nutrientes.

Inquietud

La inquietud es otro signo de malestar en los bebés con ictericia. Puedes notar que tu bebé está más irritable o llora más de lo habitual. Esto puede ser causado por la incomodidad que puede sentir debido a la acumulación de bilirrubina en su cuerpo. Si notas que tu bebé está inquieto o llora más de lo habitual, es importante consultar al pediatra para descartar cualquier complicación.

Señales de deshidratación en bebés con ictericia

Poca cantidad de pañales mojados o sucios

La ictericia puede afectar la hidratación del bebé, por lo que es importante estar atentos a las señales de deshidratación. Una de las señales más claras de deshidratación en los bebés es la poca cantidad de pañales mojados o sucios. Si notas que tu bebé tiene menos de seis pañales mojados o sucios en un período de 24 horas, es importante consultar al pediatra de inmediato, ya que la deshidratación puede ser peligrosa para los bebés.

Te interesa  Eye drops para que sirve: tipos y selección

Los ojos de bebes con ictericia pueden presentar síntomas como color amarillento en la piel y en la parte blanca de los ojos. Además, los bebés con ictericia pueden mostrar signos de malestar como dificultad para despertarse o dormir, dificultad para tomar el pecho o el biberón, e inquietud. También es importante estar atentos a las señales de deshidratación, como la poca cantidad de pañales mojados o sucios. Si notas alguno de estos síntomas en tu bebé, es importante consultar al pediatra para recibir el cuidado adecuado y garantizar su bienestar.

Deja un comentario