Pómulos Gimnasia Facial Antes y Después: Ejercicios Efectivos

Ejercicios para Levantar los Pómulos

Los pómulos son una de las características faciales más destacadas y deseadas. Unos pómulos bien definidos pueden realzar la belleza de una persona y darle un aspecto más juvenil. Sin embargo, con el paso del tiempo, los pómulos tienden a perder firmeza y volumen, lo que puede hacer que el rostro luzca más caído y envejecido.

Afortunadamente, existen ejercicios de gimnasia facial que pueden ayudar a tonificar y levantar los pómulos de forma natural, sin necesidad de recurrir a tratamientos invasivos o costosos. Estos ejercicios estimulan los músculos de la cara, mejorando la circulación sanguínea y promoviendo la producción de colágeno y elastina, dos sustancias clave para mantener la piel firme y elástica.

Infla las mejillas

Este ejercicio es muy sencillo de realizar y puede ayudar a fortalecer los músculos de los pómulos. Para hacerlo, simplemente infla las mejillas tanto como puedas y mantén la posición durante unos segundos. Luego, suelta el aire lentamente y repite el ejercicio varias veces.

Al inflar las mejillas, estás ejercitando los músculos de los pómulos y estimulando la circulación sanguínea en la zona. Con el tiempo, esto puede ayudar a tonificar y levantar los pómulos, dándole a tu rostro un aspecto más definido y juvenil.

Haz masajes circulares

Los masajes faciales son una excelente manera de relajar los músculos y mejorar la circulación sanguínea en el rostro. Para levantar los pómulos, puedes hacer masajes circulares en la zona utilizando los dedos índice y medio.

Comienza colocando los dedos en la parte superior de los pómulos y realiza movimientos circulares hacia arriba, presionando suavemente la piel. Repite este movimiento durante unos minutos, asegurándote de cubrir toda la zona de los pómulos.

Te interesa  Es posible recuperarse completamente de la afasia: pronóstico y tratamiento

Los masajes circulares ayudan a estimular la producción de colágeno y elastina, mejorando la firmeza y elasticidad de la piel. Además, al relajar los músculos, pueden ayudar a reducir la tensión y el estrés acumulados en la zona de los pómulos.

Pellizcos suaves y superficiales

Los pellizcos suaves y superficiales son otro ejercicio efectivo para levantar los pómulos. Para hacerlo, coloca los dedos índice y pulgar en la parte superior de los pómulos y realiza pequeños pellizcos suaves y superficiales en la piel.

Este ejercicio ayuda a estimular la circulación sanguínea en la zona y fortalecer los músculos de los pómulos. Además, al realizar los pellizcos de forma suave y superficial, evitas dañar la piel y minimizas el riesgo de irritación o enrojecimiento.

Pon «cara de besugo»

Este ejercicio puede parecer un poco gracioso, pero es muy efectivo para tonificar los músculos de los pómulos. Para hacerlo, simplemente pon una expresión facial exagerada, abriendo la boca y los ojos lo más ampliamente posible.

Mantén esta expresión durante unos segundos y luego relaja los músculos. Repite el ejercicio varias veces, asegurándote de hacerlo de forma suave y sin forzar los músculos.

Al hacer «cara de besugo», estás ejercitando los músculos de los pómulos y estimulando la circulación sanguínea en la zona. Con el tiempo, esto puede ayudar a levantar los pómulos y darle a tu rostro un aspecto más definido y juvenil.

Sonríe ampliamente

La sonrisa es uno de los gestos más hermosos y poderosos que podemos hacer. Además, también puede ser un ejercicio efectivo para levantar los pómulos. Para hacerlo, simplemente sonríe ampliamente y mantén la sonrisa durante unos segundos.

Al sonreír ampliamente, estás ejercitando los músculos de los pómulos y estimulando la circulación sanguínea en la zona. Además, la sonrisa puede ayudar a relajar los músculos faciales y reducir la tensión acumulada en la zona de los pómulos.

Te interesa  El mejor remedio para las bolsas de los ojos: 7 soluciones caseras

Recuerda que la constancia es clave para obtener resultados. Realiza estos ejercicios de gimnasia facial para los pómulos de forma regular, preferiblemente todos los días, y combínalos con una buena rutina de cuidado de la piel y una alimentación saludable.

Con el tiempo, podrás notar cómo tus pómulos se vuelven más firmes y definidos, y cómo tu rostro adquiere un aspecto más juvenil y radiante. ¡No esperes más y comienza a ejercitar tus pómulos hoy mismo!

Deja un comentario