Tipos de pruebas de audición – Audiometría vocal y diagnóstico

Tipos de pruebas auditivas

La audición es un sentido fundamental para nuestra comunicación y bienestar general. Cuando experimentamos problemas auditivos, es importante realizar pruebas para determinar la causa y el grado de la pérdida auditiva. Existen diferentes tipos de pruebas auditivas que pueden ayudar a diagnosticar y evaluar los problemas de audición. Dos de las pruebas más comunes son la audiometría tonal y la audiometría vocal.

Audiometría normal y anormal

La audiometría es una prueba que se utiliza para evaluar la capacidad de una persona para escuchar sonidos. Se realiza en un entorno controlado, generalmente en una cabina insonorizada, y se utiliza un audiómetro para presentar diferentes tonos y volúmenes de sonido a través de auriculares o insertos en el oído.

En una audiometría normal, se evalúa la audición en diferentes frecuencias y se registra el umbral auditivo, que es el nivel más bajo de sonido que una persona puede escuchar en cada frecuencia. Los resultados se representan en un gráfico llamado audiograma, que muestra la audición en diferentes frecuencias y volúmenes.

En una audiometría anormal, se detecta una pérdida auditiva en uno o ambos oídos. Esto puede indicar diferentes tipos de problemas auditivos, como la pérdida de audición conductiva, la pérdida de audición sensorineural o la pérdida de audición mixta.

Audiometría tonal

La audiometría tonal es una prueba que se utiliza para evaluar la audición en diferentes frecuencias. Durante la prueba, se presentan tonos puros de diferentes frecuencias y se le pide al paciente que indique cuando los escucha. Esto ayuda a determinar el umbral auditivo en cada frecuencia y a identificar cualquier pérdida auditiva en frecuencias específicas.

La audiometría tonal es especialmente útil para diagnosticar la pérdida auditiva sensorineural, que afecta el funcionamiento del oído interno y el nervio auditivo. También puede ayudar a determinar el grado de pérdida auditiva y si es necesario utilizar audífonos u otros dispositivos de asistencia auditiva.

Te interesa  Párpados secos y escamosos remedios caseros: Tratamientos naturales

Audiometría vocal

La audiometría vocal es una prueba que evalúa la capacidad de una persona para entender y repetir palabras habladas. Durante la prueba, se presentan palabras a diferentes volúmenes y se le pide al paciente que las repita. Esto ayuda a determinar el umbral de reconocimiento de palabras, que es el nivel más bajo de sonido en el que una persona puede entender y repetir correctamente las palabras.

La audiometría vocal es especialmente útil para evaluar la capacidad de una persona para comunicarse en situaciones de la vida real, como conversaciones en entornos ruidosos. También puede ayudar a determinar el grado de pérdida auditiva y si es necesario utilizar estrategias de comunicación alternativas, como la lectura de labios o el uso de dispositivos de asistencia auditiva.

Interpretación de la audiometría

La interpretación de los resultados de una audiometría es fundamental para determinar el tipo y grado de pérdida auditiva. Los resultados se representan en un audiograma, que muestra la audición en diferentes frecuencias y volúmenes.

Ejemplos de audiometrías

En un audiograma, las frecuencias se representan en el eje horizontal, desde bajas frecuencias a la izquierda hasta altas frecuencias a la derecha. Los volúmenes se representan en el eje vertical, desde suaves a la parte superior hasta fuertes en la parte inferior.

Un ejemplo de una audiometría normal es un audiograma en el que todas las frecuencias se encuentran dentro de los límites normales de audición y el umbral auditivo está por encima de los 20 decibeles.

Un ejemplo de una audiometría anormal es un audiograma en el que algunas frecuencias están por debajo de los límites normales de audición y el umbral auditivo está por debajo de los 20 decibeles.

Te interesa  Dormir con lentillas una noche: riesgos para tus ojos

Valores en la audiometría

En un audiograma, los valores se representan en decibeles (dB). El umbral auditivo normal se considera entre 0 y 20 dB. Un umbral auditivo por encima de 20 dB indica una pérdida auditiva.

El grado de pérdida auditiva se clasifica en diferentes categorías, que van desde leve hasta profunda. Una pérdida auditiva leve se encuentra entre 20 y 40 dB, una pérdida auditiva moderada entre 41 y 70 dB, una pérdida auditiva severa entre 71 y 90 dB, y una pérdida auditiva profunda por encima de 90 dB.

Realización de la audiometría

La audiometría se realiza en un entorno controlado, generalmente en una cabina insonorizada, para minimizar el ruido externo y obtener resultados precisos. Se utiliza un audiómetro, que es un dispositivo que genera tonos puros y palabras habladas a diferentes volúmenes.

Proceso de la audiometría

Durante la audiometría, el paciente se coloca auriculares o insertos en el oído y se le pide que permanezca en silencio y responda cuando escuche un sonido. Se presentan tonos puros de diferentes frecuencias y se le pide al paciente que indique cuando los escucha. También se presentan palabras habladas a diferentes volúmenes y se le pide al paciente que las repita.

El audiómetro registra los resultados y los muestra en un audiograma. El profesional de la salud auditiva interpreta los resultados y los utiliza para diagnosticar y evaluar la pérdida auditiva.

Audiometría normal a los 40 años

A medida que envejecemos, es común experimentar una pérdida auditiva gradual. A los 40 años, muchas personas pueden experimentar una pérdida auditiva leve, especialmente en frecuencias altas. Esto se conoce como presbiacusia y es parte del proceso natural de envejecimiento.

Te interesa  Cuáles fueron los resultados de tu cirugía refractiva: opiniones y técnicas

Una audiometría normal a los 40 años mostraría una audición dentro de los límites normales en la mayoría de las frecuencias, con una posible pérdida auditiva leve en frecuencias altas.

La audiometría tonal y la audiometría vocal son dos tipos de pruebas auditivas que se utilizan para diagnosticar y evaluar los problemas de audición. La interpretación de los resultados de una audiometría es fundamental para determinar el tipo y grado de pérdida auditiva. La audiometría se realiza en un entorno controlado utilizando un audiómetro y los resultados se representan en un audiograma. A medida que envejecemos, es común experimentar una pérdida auditiva gradual, y una audiometría normal a los 40 años puede mostrar una pérdida auditiva leve en frecuencias altas.

Deja un comentario